6 de julio de 2013

cinco años de maternidad

Esta semana mi maternidad ha cumplido cinco años
cómo resumir lo vivido, cómo expresar con palabras todo lo que dentro de mi se ha removido
desde el susto, el miedo, la negación, el desajuste de mi libertad, hasta la aceptación y el amor incondicional
por el camino pérdida, soledad, demasiada información que me confundía, demasiados dogmas, demasiado guru que intentaba mostrar el camino correcto de mi maternidad
al final opté por mi propia intuición, por escuchar a mi bebé que es el que mejor me mostraba el camino a seguir, los pasos a dar
al final opté por obserbar, por no pensar y sentir.. haciendo oidos sordos a mil consejos, mil anális exteriores
mi maternidad me ha descubierto otras maneras de ver la vida, con más intensidad, con más esmero, a no perderme ni un momento, ni un isntante, a prevalecer la sonrisa de mi  hijo ante todo
también a no perderme por el camino, a rebuscar más en mi esencia, en mis orígenes para edificarme más fuerte, más entera ante los vaivenes que se iban presentando
creo que la mujer que era antes sigue entera y presente, de otra manera, pero en el fondo la misma
agradezco enormemente a la vida el haberme hecho este regalo, ver crecer una vida, ver cómo se va haciendo una persona por si sola, dándole opciones y ayudándole a analizar, a ser capaz de crear sus propios criterios, no sintiéndose extraño por no ser "normal"
en nuestra maternidad no ha habido pompas de colores, ni ositos mimosos, ni hadas preciosas, ha habido tierra, animales reales, arena en los pies, empaparse bajo la lluvia, abrazos a tutiplé, no ha habido paredes pintadas con trenecitos, ni avioncitos, ni móviles sonoros sobre una cuna.. pero si paredes pintorrojeadas con mil motivos cada cual más sorprendente, ha habido desorden, caos y risas, y lloros, y enfados, y morirse de amor